Blog

Un dato curioso: ¿por qué se pone una bandera en las obras de construcción?

Obra de construcción

Hoy vamos a dar a conocer un dato bastante curioso que, a pesar de que se lleva sucediendo desde hace decenas de años, también se conserva en la actualidad. Si alguna vez pasáis al lado de una obra de construcción, os habréis dado cuenta de que, en ocasiones, se ha colocado una bandera en la zona más alta de la misma. Seguramente os preguntéis por qué está ahí. No penséis mal, ya que se trata de un proceso mucho más normal de lo que parece y que, en realidad, responde a una cuestión de seguridad sobre la ejecución de la propia construcción.

Viajemos a la Edad Media. Durante las construcciones que se realizaban en aquella época se colocaban andamios que resultaban muy inseguros y se movían con facilidad: habían sido construidos con madera, lo que daba lugar a una gran cantidad de accidentes. Estos problemas eran causados, en su mayoría, por las rachas de viento. La solución que encontraron por aquél entonces fue colocar un paño en la zona más alta de los andamios con el fin de comprobar la dirección y fuerza del propio viento, evitando posibles inconvenientes nuevos.

Una vez que la estructura estaba terminada y el riesgo de accidentes era mínimo, el paño se cambiaba por una bandera, señalizando que se había llegado a un momento muy importante. A este momento, de hecho, se le llama puesta de bandera.

Aunque en la actualidad las rachas de viento no son un problema para las obras de construcción, sí tenemos que decir que la puesta de bandera se sigue sucediendo. De hecho, se realiza este acto en el momento en el que se ha terminado la estructura. Es cierto que todavía quedarán muchos pasos adicionales hasta terminar la tarea, pero la bandera es un indicativo de que la parte más peligrosa ya se ha completado.

¿Por qué se sigue manteniendo esta curiosidad?

Obra de construcción

La explicación de por qué se sigue poniendo una bandera al terminar la estructura de una construcción es bastante sencilla: seguridad. Y es que colocar una bandera es un acto muy simple, pero que a la vez ayuda a reconocer el momento en el que se ha pasado el acto clave de realizar la parte más peligrosa de una construcción.

Debemos tener en cuenta que, conforme han ido pasando los años en el sector de la construcción, se han ido incorporando nuevos métodos para mantener la seguridad, tanto de la zona en la que se realizan las operaciones, como de las propias personas que trabajan en la misma. Podríamos decir que la colocación de la bandera es un simple indicativo más de que se ha pasado un momento peligroso, y de que las tareas pueden proseguir sin mayores problemas.

Por último, tenemos que destacar que hay obras en las que la bandera se sigue colocando, y obras en las que este proceso ya se realiza. Todo depende de la seguridad que se quiera implementar en las construcciones. De hecho, puede ocurrir que, para señalizar el fin de la creación de la estructura, se establezca otro indicativo que ni siquiera se pueda ver desde la calle.

Comenta

Su correo electrónico no será publicado.