Blog

Hablamos de la termoarcilla, una alternativa ecológica al ladrillo

Termoarcilla

En un artículo anterior hablábamos de un material de construcción sostenible, la termoarcilla. En aquél momento dábamos una pequeña descripción acerca del mismo, pero en esta ocasión queremos ver con más detalle las características de un material que cada vez es más usado en obras de construcción y reformas.

La termoarcilla es, ni más ni menos, que ladrillos cerámicos fabricados a base de arcilla y agregados secundarios. Estos últimos suelen ser mayormente esferas de poliestireno expandido, u otros materiales granulares que sirven con el mismo fin. Hay que tener en cuenta que, también tienen un papel muy importante en la producción del propio mampuesto: durante la cocción del material se realiza un proceso de gasificación que proporciona porosidad a la termoarcilla, a la vez que se permite disminuir la densidad de los propios bloques, consiguiendo que sean más ligeros.

La condición porosa es la característica que finalmente permitirá que la termoarcilla sea un material de construcción con grandes características de aislamiento térmico y acústico. De esta forma, y como ya podréis suponer, el material que tratamos en esta ocasión se convierte en una excelente opción en determinadas obras de construcción o reformas. Teniendo en cuenta las ventajas que hemos mencionado, no resulta extraño que el material esté presente en edificios con un bajo consumo energético, en los muros de carga e incluso en el cerramiento de los bloques de las edificaciones.

Las características de la termoarcilla

Termoarcilla

Las principales características de la termoarcilla son las siguientes:

  • Aislamiento térmico: permite absorber la energía durante las horas del día de mayor calor, liberándola cuando baja la temperatura. Además, permite reducir las oscilaciones térmicas que pueden existir en un mismo día.
  • Aislamiento acústico: gracias a esta característica, se instalada en paredes, permitiendo así que no haya contaminación acústica en las zonas en las que está presente.
  • Resistencia: el espesor que tienen los bloques de termoarcilla ayuadan a fijar las cargas suspendidas, proporcionando también una gran resistencia ante posibles impactos y ante el propio fuego.
  • Reducción de costes: hay que tener en cuenta que el coste económico de este material es bastante inferior, respecto de otras alternativas ecológica. Por lo tanto, se trata de una buena opción, si queremos un material barato.

Por otra parte, tenemos que destacar el hecho de que la termoarcilla se puede colocar de diferentes formas, en las construcciones, por lo que su uso es mucho más cómodo en determinadas situaciones. Eso, claro, sin olvidar las características ya mencionadas.

Jatrian y el uso de materiales sostenibles

En Jatrian tenemos bastante experiencia en el uso de la termoarcilla, tanto en construcciones nuevas y obras de albañilería, como en reformas en las que su utilización es necesaria. Teniendo en cuenta que cada proyecto es diferente al anterior, adaptamos nuestros trabajos a las necesidades del cliente. En el caso del material mencionado, es posible ponerlo en marcha en aquellos lugares en los que se necesite un buen aislamiento, o en el que simplemente se quieran ahorrar costes.

En cualquier caso, la termoarcilla se ha convertido en una excelente opción, conociendo las características de las que hace gala.

Comenta

Su correo electrónico no será publicado.