Blog

Diferencias entre un arquitecto y un aparejador

Arquitecto

A pesar de que las palabras arquitecto y aparejador parecen indicar lo mismo, la realidad es bastante diferente. Tanto los estudios como las funciones de ambos puestos son conceptos claramente diferenciados. ¿Qué diferencias existen entre ambos? Vamos a echarle un vistazo.

Viajemos hasta el llamado «Plan Bolonia». En aquél momento se estableció que la titulación de arquitecto se denominaría un «grado de arquitectura«, mientras que la de arquitecto técnico o aparejador, se denominaría «grado de ingeniería de edificación«. Es cierto que ambas titulaciones pasaron a ser grados, teniendo una pequeña diferencia en el número de cursos. Aunque eran igualmente válidas.

La Ley de Ordenación de la Edificación (LOE), de 5 de noviembre de 1999 regula las competencias de ambas titulaciones. En todo caso, según concreta esta ley, para la ejecución de cualquier obra necesitaremos la presencia de un arquitecto y de un aparejador.

Veamos las competencias de los dos profesionales. Por un lado, los arquitectos son los encargados de llevar a cabo los proyectos de construcción de casi todo tipo de edificios, incluyendo los proyectos de urbanismo. Como ya dijimos en otro artículo, también forman parte de la Dirección Facultativa.

En cuanto al aparejador, también pueden realizar proyectos, pero deben constar como intervenciones menores que no impliquen una modificación en la estructura de los edificios. Estos profesionales también forman parte de la Dirección Facultativa, pero como directores de ejecución de material. Como se puede observar, su labor va más dirigida a supervisar y controlar que el trabajo que realiza el constructor es lo que ha confirmado el arquitecto.

Arquitecto y aparejador, profesionales parecidos, pero diferentes

Arquitecto

Como hemos visto, las funciones de ambos profesionales se ven modificadas ligeramente. Pero, vamos a investigar un poco más.

Según la LOE, el proyectista es:

el agente que, por encargo del promotor y con sujeción a la normativa técnica y urbanística correspondiente, redacta el proyecto.

En este sentido, puede serlo un arquitecto cuando el uso principal del edificio vaya a ser «administrativos, sanitario, religioso, residencial en todas sus formas, docente y cultural«, además de «aeronáutico; agropecuario; de la energía; de la hidráulica» y un largo etcétera.

Hay que tener en cuenta esa tipo de información, ya que puede llegar a definir las tareas que podría realizar tanto un arquitecto como un aparejador.

Haciendo referencia al anteriormente mencionado «Plan Bolonia», hay que añadir que los diferentes grados, tanto de arquitecto como de aparejador, pueden incluir entre 5 y 6 cursos para obtener la titulación correspondiente, lo cual puede llegar a ser una gran diferencia respecto de los contenidos estudiados y, por lo tanto, las competencias que tiene cada profesional.

Ser arquitecto o aparejador puede parecer lo mismo, pero lo cierto es que hay diferencias palpables y a tener en cuenta, ya que cada profesional puede ejercer unas u otras tareas.

No podemos olvidar mencionar que en Jatrian disponemos de profesionales que ejercen ambos trabajos mencionados: el equipo está compuesto de arquitectos y aparejadores que, en sus respectivos casos, realizan las tareas que les corresponden. Tareas que van siempre orientadas a dar los mejores resultados a los clientes.

Comenta

Su correo electrónico no será publicado.