Blog

Diferencias entre grietas y fisuras

Grieta

Aunque pueda parecer que los términos «grieta» y «fisura» tengan el mismo significado, lo cierto es que no es así. Cuando estamos en una obra de construcción y, sobre todo, cuando en Jatrian realizamos reformas, es bastante habitual utilizar las dos palabras para designar una situación u otra. Y es que existen diferencias extremadamente importantes que no hay que olvidar. Sobre todo porque estamos designando diferentes conceptos.

Comencemos definiendo las fisuras, daños en el entorno y en las construcciones que es muy común encontrar, pero que hay que saber definir correctamente. Cuando hablamos de una fisura, en realidad nos estamos refiriendo a una pequeña abertura, generalmente situada en la pared. Hay que tener en cuenta que esta abertura suele ser muy superficial, y que en la mayoría de las ocasiones es muy fácil de reparar.

Respecto de la manera de reparar las fisuras: sabemos que su ancho suele ser de menos de 0,1 mm, por lo que podemos utilizar masillas o elementos de reparación que se pueden ejecutar sobre superficies que tienen diferentes texturas. En Jatrian encontraréis una gran cantidad de productos de este tipo, aunque ya os decimos que son reparaciones muy pequeñas en obras de construcción que solo nos llevarán unos minutos.

¿Qué son las grietas?

Hablemos ahora de las grietas. Cuando comentamos un daño en una estructura, utilizando este término, hay que tener en cuenta que se trata de un fallo (generalmente, en paredes) más serio, cuyo tratamiento ya es diferente, respecto de una fisura.

Las grietas son aberturas en el material con dimensiones que comienzan a ser bastante grandes, y que por lo que general afectan al espesor de los materiales con los que se hayan hecho las construcciones. Estos materiales pueden incluir ladrillos o losas, por poner algunos ejemplos. Su gravedad puede llegar a ser alta, por lo que os recomendamos que, si no tenéis capacidad para repararlas, os pongáis en manos de personas profesionales.

Grieta

Las grietas más profundas pueden llegar a tener dimensiones de hasta 3 mm de ancho. A partir de estas dimensiones, hablamos de un problema mucho más grave ante el que habrá que hacer una pequeña reforma, intentando buscar también fallos menores que puedan poner en peligro la estructura de la construcción.

Para la reparación de grietas se pueden usar selladores de poliuretano, los cuales tienen una buena elasticidad y pueden llegar a ayudar bastante en este tipo de reparaciones.

Si el problema es más grande, hay que ver a profesionales

No podemos olvidar que tanto grietas como fisuras pueden llegar a tener diferentes tipos de gravedad. Por lo tanto, si vemos que el problema comienza a ser demasiado grande, siempre es bueno contar con un profesional que nos pueda ayudar al respecto.

En Jatrian estamos acostumbrados a realizar la reparación tanto de fisuras como de grietas, por lo que os animamos a que contactéis con nosotros en el caso de observar este tipo de inconvenientes en vuestras construcciones. Recordad que no realizar un mantenimiento adecuado o, simplemente, no reparar estos problemas a tiempo, puede conllevar mayores inconvenientes con el paso del tiempo.

Comenta

Su correo electrónico no será publicado.