Blog

Porteros de fincas y Telefonillos, qué tipos hay y cuales son los más recomendables

Porteros de fincas

Los porteros de fincas y telefonillos se han convertido en elementos imprescindibles de cualquier hogar. No importa si estamos en un piso con varios vecinos, o en un unifamiliar. Debido a la utilidad de estos aparatos, cualquier persona quiere tenerlos para su uso exclusivo. De esta forma, podrán ver quién está llamando a la puerta, llegando al punto de poder identificarla y contestar, si queremos. Una posibilidad que refuerza la seguridad que tenemos en casa.

La idea básica de los telefonillos y porteros de fincas es la que hemos comentado arriba. Pero hay que tener en cuenta que de ella parten muchos tipos de aparatos, con una amplia variedad de características que, la verdad, nos dejan cada vez más sorprendidos. Las nuevas tecnologías se han implementado en estas máquinas de una manera perfecta, llegando a dar nuevos usos que resultan bastante interesantes con el fin de proteger la intimidad de nuestra vivienda.

Por un lado, tenemos que diferenciar qué son los telefonillos y qué son los videoporteros. Los primeros, los telefonillos, son aparatos en los que podemos recibir pequeñas llamadas de parte de la gente que está en la puerta de nuestra casa, y que “llama” con el fin de que, usando el aparato, podamos dejarles entrar. La tecnología que se usa en este tipo de dispositivos es mayormente la voz, aunque hay otros usos que también pueden resultar interesantes. En cuanto a los videoporteros, se parecen mucho a los telefonillos o porteros de fincas, aunque hay que destacar que utilizan imágenes de vídeo para que podamos ver a las personas que llaman. Aunque hay funciones más avanzadas, como la grabación de las llamadas que se realizan.

Así permiten abrir las puertas

Porteros de fincas

Como ya hemos dicho, tanto telefonillos como videoporteros ofrecen actualmente una gran cantidad de funciones que permiten operaciones diferentes.

En el sentido de las funciones de las que disponen para abrir las puertas, podemos encontrar porteros de fincas y videoporteros que permiten tanto una sola apertura, como dos aperturas. Las diferencias se deben tener en cuenta.

Los telefonillos o porteros de fincas que son de una sola apertura únicamente tienen la posibilidad de abrir una puerta a la vez. Puede ser la puerta de entrada al edificio, o la de la entrada al hogar. Este concepto se debe tener muy en cuenta, ya que su instalación depende de la estructura que tengamos en el lugar en el que vivimos y de la seguridad que queramos conseguir.

Si optamos por sistemas de doble apertura, estos sí permiten abrir a la vez más de una puerta. Pueden ser, por ejemplo, las puertas de entrada al edificio y a la vez la puerta de entrada al hogar. Las posibilidades son muchas.

Las conexiones también se tienen en cuenta

Porteros de fincas

Por otra parte, antes de instalar uno de los porteros de fincas que hay disponibles, no hay que olvidar las conexiones que se quieren poner en marcha. Tenemos los cuatro hilos (que se usan para la alimentación, la apertura, cierre, las señales de comunicación, la imagen y el sonido), los dos hilos (que se limitan a las señales de apertura y cierre, y al audio e imagen), los dispositivos inalámbricos, que funcionan sin cables y cuyas instalaciones son realmente sencillas y, por último, los aparatos que utilizan direcciones IP con el fin de comunicarse con otros dispositivos, como tablets o móviles. Estos últimos telefonillos son los que más éxito están teniendo últimamente, teniendo en cuenta que se hace uso de tecnologías de última generación.

En el apartado de conexiones también vamos a mencionar la placa exterior (desde la que se llama), la cual puede colocarse en la superficie de la pared, o empotrarla en la misma. Para la última opción es imprescindible realizar un pequeño nicho en la pared, en el que estará ubicado el sistema.

Qué no hay que olvidar en los porteros de fincas

Porteros de fincas

Existen otros conceptos en torno a los telefonillos y porteros de fincas que, aunque menores, conviene tener en cuenta. Por ejemplo, en Jatrian, solemos establecer estos dispositivos en lugares en los que estén protegidos, colocando una visera en la parte superior que proteja las partes mecánicas de líquidos, lluvia y otros elementos que pudieran caer encima del aparato. También es posible colocar (siempre a petición del cliente) cajas metálicas en las que se insertarán los telefonillos para evitar interacciones negativas con los mismos.

Tenemos que recordar que, en cuanto a telefonillos y porteros de fincas, tenemos un inmenso catálogo de modelos entre los que elegir, y que pueden ser seleccionados según lo que más se adapte a cada situación.

En cualquier caso, la instalación de un telefonillo o portero automático es algo que está muy recomendado. Hay que tener en cuenta que, solo en materia de seguridad, ya resulta un excelente avance que nos permitirá saber quién quiere entrar en nuestra vivienda. Las características tecnológicas que se han ido implementando en este tipo de aparatos también han ayudado a reforzar su funcionamiento, mejorando los resultados.

Recordad que en Jatrian disponemos de una amplia experiencia en cuanto a la instalación de telefonillos y porteros de fincas, por lo que podemos aconsejar, seleccionar e implementar los mejores aparatos, que ayudarán a reforzar la seguridad en los hogares.

Comenta

Su correo electrónico no será publicado.