Blog

Qué son las salas de calderas, y qué hay que hacer en estas instalaciones

Salas de calderas

Las salas de calderas tienen objetivos tan simples como importantes: en esta ubicación estará situado el equipamiento necesario para proporcionar calor (y calefacción) a las viviendas cercanas, o incluso en el mismo bloque. Por lo general, las salas de calderas están situadas en las partes más bajas de los edificios, debidamente adecuadas para el fin que tendrán. No hay que olvidar que existen requisitos muy importantes que es imprescindible cumplir. Y que, por supuesto, desde Jatrian ponemos en marcha con el fin de garantizar un óptimo funcionamiento y cumplimiento de las leyes vigentes.

Según se especifica en el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios (RITE), las salas de calderas “son locales técnicos destinados a albergar los equipos de producción de frío o calor donde la suma de la potencia de sus generadores supere los 70 kW”. En el caso de que no se supere la cifra indicada, entonces no estaríamos hablando de una sala de calderas (o sala de máquinas, como se le llama en la actualidad). Teniendo en cuenta el funcionamiento que tendrá la ubicación, está claro que no hay que olvidar una serie de conceptos.

Por un lado, hay que tener en cuenta que las salas de calderas no pueden tener aberturas de comunicación que no sean puertas. Las mismas, además, deberán cumplir una serie de normas. Dentro habrá determinadas máquinas dedicadas a la generación de la temperatura deseada o a la ejecución de la tarea para la que hayan sido programadas. Por supuesto, si los equipos que se quieren instalar son autónomos y están preparados para instalarse en el exterior, o están basados en generadores de aire caliente, tubos radiantes o parecidos, tendrán que recibir una ventilación acorde a la norma UNE 13410.

Existen otros equipos autónomos o compactos, en los que se incluyen enfriadoras de agua o de acondicionamiento de aire que tampoco tienen por qué estar instalados en salas de máquinas, independientemente de su potencia. Y lo mismo sucede con las calderas o conjuntos de calderas que, con elementos de circuito hidráulico forman una unidad que se monta en el exterior, y que ya están homologadas como un único equipo. Este tipo de conceptos hay que tenerlos bastante en cuenta, ya que determinan la clasificación de los elementos instalados y lo que es más importante, el tratamiento legal y funcional que tendrán.

Por lo tanto, a la hora poner en marcha una sala de calderas hay que tener claro todo lo que se instalará en las mismas, además del equipamiento (y sus tipos) que estará disponible.

Normativas a cumplir en las salas de calderas

Salas de calderas

En cuanto al montaje de una sala de calderas, o una sala de máquinas, existen una serie de documentos cuyas especificaciones es necesario cumplir:

  1. El Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), un documento en el que se concretan los requisitos generales para las salas de calderas, además de aquellos requisitos particulares que tengan que ver con determinadas tipologías.
  2. Documento Básico SI “Seguridad en caso de incendio” del Código Técnico de la Edificación, dónde también se especifican los requisitos a cumplir en locales de riesgo especial.
  3. La norma UNE 60601, en la que se puede complementar y aclarar lo que ya está incluido en el RITE y que, en este caso, solo se aplica a las salas de calderas de gas.
  4. El reglamento de seguridad para instalaciones frigoríficas. En este caso especificar la instrucción técnica IF-07, en la que se habla de las salas de máquinas.

No olvidéis que estas normativas se tienen que cumplir durante la instalación de la sala de calderas, y durante su mantenimiento.

Inspecciones de las salas de calderas

Salas de calderas

Si tenemos una sala de calderas en una comunidad de vecinos, es imprescindible saber que esta zona debe pasar inspecciones obligatorias cada cierto tiempo. Esto significa que las propias comunidades de vecinos deberán atender esta obligación, tanto de manera legal como en la práctica. Por lo tanto, el montaje debe ser muy concreto, con todo puesto de la manera correcta.

Según el Reglamento de Instalaciones Térmica en los Edificios, las salas de calderas en servicio con fecha posterior a la publicación del propio Reglamento, y que tengan una potencia térmica nominal instalada igual o mayor a 20 kW, e igual o menos a 70 kW, tienen que pasar una revisión cada 5 años.

Si las salas de calderas tienen una potencia térmica nominal instalada mayor a 70 kW, la revisión será cada 4 años, o de 2 años si el combustible utilizado es el gas o combustibles que sean renovables. Lo mismo se aplica ante otros tipos de combustibles.

No olvidéis estos plazos, ya que son fundamentales tanto para el correcto funcionamiento de la zona como para evitar sanciones.

Así ayuda Jatrian en las salas de calderas

Salas de calderas

Somos conscientes de que tener una sala de calderas implica una serie de obligaciones a tener muy en cuenta, por lo que desde la empresa ofrecemos todo tipo de servicios acordes a las necesidades de estas zonas.

Nuestro equipo puede realizar tanto el montaje de la propia sala, como la preparación de todo el equipo necesario. Por supuesto, también proporcionamos servicios de revisión y reparación del equipamiento instalado, evitando dolores de cabezas y dando comodidad al cliente, que sabrá que todo funciona en perfectas condiciones y cumpliendo la legalidad vigente.

Las salas de calderas son imprescindibles en la mayoría de edificios actuales, por lo que no hay duda de que estas zonas deben estar instaladas de la mejor manera. No ya solo por seguridad, sino también porque el servicio que prestan a los vecinos y usuarios de los bloques es esencial, hoy en día.

Comenta

Su correo electrónico no será publicado.