Blog

Diferencias entre reestructuraciones, rehabilitaciones y restauraciones

Reestructuraciones

Reestructuraciones, rehabilitaciones y restauraciones son tres palabras cuyos significados pueden llegar a ser muy parecidos entre sí, pero que no siempre deben llevar al mismo camino u objetivo. Muchos clientes, cuando quiere realizar alguna modificación sobre sus domicilios o locales comerciales, nos preguntan acerca de este tipo de reformas. En esta ocasión, vamos a aclarar qué significa cada palabra.

Comencemos con las propias reestructuraciones, u obras de reestructuración. Cuando hablamos de este término, nos referimos a las obras que se realizan con el fin de conseguir una mejora en la habitabilidad y utilización de los propios edificios, conservando todas las partes que nos interesen en la actualidad. Por otra parte, se realizará la demolición o sustitución de cuerpos o elementos añadidos o en mal estado.

Las reestructuraciones pueden sustituir elementos estructurales, suprimir elementos arquitectónicos, desplazar forjados o incluso adaptar o sustituir una parte de las fachadas posteriores e inereiores de las parcelas o manzanas.

Pasemos a las rehabilitaciones, también llamadas obras de rehabilitación. En este caso nos referimos a las intervenciones sobre un edificio que mejoran sus condiciones de salubridad y habitabilidad. A esto se añade un mayor confort, seguridad, ornato y una modificación de la distribución. Lo último podría llegar a modificar las características morfológicas y de distribución interna, por lo que es recomendable tener en cuenta estos aspectos.

En cuanto a las rehabilitaciones, tenemos que decir que se pueden ejecutar con objetivos de acondicionamiento, reestructuración puntual, rehabilitación de exteriores o con objeto de reconfiguración.

Añadiendo a las reestructuraciones

Reestructuraciones

Finalmente, pongamos el objetivo sobre las restauraciones, u obras de restauración. Este caso es especial, ya que nos referimos a obras que se realizan sobre elementos catalogados y edificios monumentales. Por lo tanto, este tipo de obras tienen como objeto la restauración o restitución de un edificio o parte del mismo, a las condiciones o al estado original. Hablamos de obras bastante importantes y que deben estar bien documentadas.

En este tipo de obras se incluye la eliminación de elementos extraños, recuperación de cornisas, reposición de molduras, o recuperación de disposiciones. Eso sí, no debemos que olvidar que las obras siempre se realizan sobre el mismo tipo de edificios.

Al respecto de los tipos de obras que hemos realizado, que en ocasiones se podrían definir como reformas, hay que añadir que en Jatrian realizamos todas estas operaciones, pero siempre adaptándonos al tipo de proyecto que se quiere ejecutar.

Teniendo en cuenta que existen multitud de edificios y estructuras que tienen bastantes años a sus espaldas, es normal que se quieran ejecutar sobre los mismos reestructuraciones, rehabilitaciones y restauraciones. Los materiales se van degradando y, por lo tanto, es muy importante reformarlos con el fin de que la estructura por completo no se venga abajo.

En Jatrian nos hemos especializado en los diferentes tipos de reestructuraciones de los que hemos hablado en este artículo. Si necesitáis ejecutar algún proyecto, solo tenéis que poneros en contacto con nosotros con el fin de debatir qué es lo que necesitáis y los pasos que se deben poner en marcha. De esta forma, las operaciones permitirán mejorar el conjunto en general.

Comenta

Su correo electrónico no será publicado.